ADN y Genealogía ¿Por Qué Hacerle la Prueba a Tus Parientes Mayores?

Paul Woodbury

ADN y Genealogía ¿Por Qué Hacerle la Prueba a Tus Parientes Mayores?

¿Por qué deberías considerar la posibilidad de hacer pruebas a tus parientes mayores antes de explorar tu propia genealogía genética?

La respuesta está en los patrones de herencia genética. Hay cuatro tipos de patrones de herencia genética que los genealogistas genéticos aplican a la investigación de la historia familiar: mtADN, ADN Y, ADN X y ADN autosómico.

El ADN mitocondrial (mtADN) se hereda de la madre de un individuo. Ella, a su vez, lo heredó de su madre en una línea de herencia materna directa. Su ADN mitocondrial será similar, si no igual, al ADN mitocondrial de sus hermanos, sus tías y tíos maternos, y muchos otros parientes maternos. El cromosoma Y (ADN-Y) o el cromosoma sexual masculino es heredado por los varones de su padre, quien a su vez lo heredó de su padre en una línea directa de herencia paterna. El cromosoma Y de un varón será similar, si no idéntico, al ADN-Y de sus hermanos de pleno derecho, tíos paternos y otros parientes paternos.

Debido a los patrones de herencia directa del ADN mitocondrial y del ADN-Y, es posible determinar los patrones del ADN-Y y del ADN mitocondrial de los antepasados fallecidos mediante pruebas selectivas de individuos conocidos. A este respecto, puede que no sea tan urgente analizar a tus parientes mayores para su ADN-Y y ADN-mt, a menos que sean los últimos familiares vivos portadores de ese ADN. Por ejemplo, si tu padre sólo tuvo hijas y no tuvo hermanos, entonces sería importante analizar su ADN-Y, ya que puede ser el último pariente cercano vivo con esa información. También podrías querer probar su ADNmt por la misma razón. Incluso cuando hay otros parientes que podrían sustituir y representar el ADN de un pariente mayor, ocasionalmente se introducen mutaciones en los linajes de ADN-Y y mtADN, por lo que sigue siendo una buena idea analizar a los parientes mayores.

Aunque puede haber situaciones en las que se priorizarían las pruebas de ADN Y y mtADN en los parientes mayores, es más común priorizar las pruebas de ADN autosómico de los parientes mayores..

Una prueba de ADN autosómico, como la prueba de ADN MyHeritage, incluirá información sobre el ADN X y el ADN autosómico. El cromosoma X es el cromosoma sexual femenino. Los hombres heredan un cromosoma X de su madre, mientras que las mujeres heredan uno de su madre y otro de su padre. En lugar de heredar un segundo cromosoma X, los hombres heredan un cromosoma Y de su padre. Los 22 pares de cromosomas restantes en las células humanas se conocen como el ADN autosómico. Cada individuo hereda el 50% de su ADN autosómico de su madre y el 50% de su padre. Más allá de eso, heredan aproximadamente el 25% de cada abuelo y aproximadamente la mitad de la cantidad anterior de cada generación subsiguiente de ascendencia. Eventualmente, debido a la naturaleza aleatoria de la herencia del ADN autosómico, habrá algunos ancestros de los que un individuo no herede porciones significativas de su ADN autosómico.

Cualquier ADN autosómico o ADN-X que heredes de un ancestro específico tiene que ser menor o igual a la cantidad de ADN que tu padre o tu madre heredaron de ese mismo ancestro, que a su vez es un subconjunto del ADN que tu abuelo o abuela heredó de ese mismo ancestro. Mientras que tu abuela puede compartir el 25% de su ADN con tu tatarabuelo, tú sólo compartirás alrededor del 6% de tu ADN con ese mismo ancestro. Cuanto más ADN comparta un sujeto de prueba con un ancestro, más coincidencias tendrá que estén emparentados a través de ese mismo ancestro. Cuantas más coincidencias tengan que estén emparentadas a través de un antepasado de interés, más posibilidades habrá de que puedan hacer descubrimientos genealógicos a través de la colaboración, la correspondencia y el análisis. Por estas razones, la prioridad para tus pruebas de ADN autosómico debe darse a los parientes mayores que comparten más ADN en común con tus antepasados que tú.

Otra forma de ver esta priorización es a través del concepto de cobertura. Al probarte a ti mismo, el 100% de tu ADN autosómico estará representado en una base de datos, el 50% del ADN de tus padres y el 25% del ADN de cada uno de tus abuelos. Aunque cada individuo hereda el 50% de su ADN de cada padre, los hermanos heredan diferentes porciones del 50%. Aunque compartirán algo de ADN en común con un hermano, también llevarán un ADN único. Al analizar a un hermano, se puede obtener aproximadamente un 75% de cobertura del ADN de sus padres y un 37% de cobertura del ADN de cada uno de sus abuelos. Para lograr el 95% de cobertura de un padre fallecido, en promedio, es necesario hacer pruebas a cuatro de sus hijos vivos. Si tuvieron menos de cuatro hijos o si no tienen otros descendientes vivos, existen graves limitaciones en cuanto a la cantidad de su ADN que puede ser recuperado y representado en la base de datos a través de las pruebas de sus descendientes.

Al hacer pruebas a tus parientes mayores, te aseguras de que su ADN estará representado en las bases de datos actuales y aumentas la posibilidad de que las generaciones futuras puedan conectarse con ellos a través de este medio.

Si te has hecho la prueba en otra compañía, ahora es el momento ideal para ampliar la red de posibles coincidencias genéticas subiendo tus datos en bruto a MyHeritage. Recibirás gratuitamente las coincidencias de ADN, lo que te ayudará a descubrir otros nuevos parientes basados en el ADN compartido.
Aunque nosotros, como genealogistas, hemos empezado a tratar el ADN como lo haríamos con otros registros en nuestros análisis, correlaciones y argumentos de prueba, también tenemos que empezar a pensar como archiveros y dedicar tiempo y esfuerzo a adquirir y preservar los registros de ADN para que la información del ADN de nuestros antepasados esté disponible para las futuras generaciones de investigadores. No esperes hasta que sea demasiado tarde. ¡Haz la prueba a tus parientes mayores hoy!

URL is copied to your clipboard.